Muebles antiguos

Se considera mobiliario antiguo (en occidente), todas aquellas piezas fabricadas hace 100 años o más, que justifican su conservación por contar con las características de un estilo reconocible, la firma de un artista, la praxis de una época o las características de una corriente artística concreta. En países como China este periodo se alarga aproximadamente 200 años, por razón de la edad y desarrollo de su civilización.

Los muebles antiguos se consideran parte de la historia del arte, con frecuencia los diseños fueron creados por reconocidos artistas de la época o encargados por la nobleza a los más destacados maestros carpinteros, quienes eran encargados de plasmar en la madera y el metal, los conceptos estéticos y funcionales más avanzados de cada periodo, por lo que fueron considerados auténticos artistas.



Estilos de muebles en Europa

Los países europeos con mayor tradición en la fabricación de muebles desde el siglo XVII son: España, Inglaterra, Francia e Italia. La clasificación formal de muebles antiguos se describe en la siguiente línea temporal de periodos históricos y estilos:

  1. Renacimiento
    • Plateresco, Carlos I (1516-1556), España.
    • Mudéjar (s. XV), España.
    • Estilos Manierista y Herreriano, Felipe II (1156-1598), España.
    • Enrique II (1519-1559), Francia.
    • Tudor (1485-1558), Inglaterra.
    • Isabelino(1558-1603), Inglaterra.
    • Jacobino(1625-1649), Inglaterra.
  2. Barroco
    • Luis XIII (1610-1643), Francia.
    • Estilo Restauración, Carlos II (1660-1685), Inglaterra.
  3. Rococó
    • Estilo Churrigueresco, Carlos II (1665-1770), España.
    • Carlos III, (1759-1788), España.
    • Luis XIV (1643-1715), Francia.
    • Regencia, Felipe de Orleans (1715-1723), Francia.
    • Luis XV (1723-1774), Francia.
    • Guillermo y María (1668-1702), Inglaterra.
    • Reina Ana (1702-1714), Inglaterra.
    • Georgiano, Reyes Jorge I, II y III (1714-1820), Inglaterra.
    • Chippendale (1718-1779), Inglaterra.
  4. Neoclasicismo
    • Carlos IV (1788-1808), España.
    • Luis XVI (1774-1792), Francia.
    • Estilo Directorio (1793-1796), Francia.
    • Adam (1728-1792), Inglaterra.
    • Hepplewhite (1778-1800), Inglaterra.
    • Sheraton (1751-1806), Inglaterra.
    • Gustaviano, Gustavo II(1771-1792), Suecia.
  5. Periodo Imperial
    • Fernandino, Fernando VII (1814-1833), España.
    • Isabelino, Isabel II (1833-1868), España.
    • Imperio (1804-1829), Francia.
    • Restauración (1814-1830), Francia.
    • Regencia (1800-1830), Inglaterra.
  6. Estilos del siglo XIX
    • Alfonsino, Alfonso XII (1874-1900), España.
    • Luis Felipe (1830-1848), Francia.
    • Segundo Imperio (1852-1870), Francia.
    • Victoriano, Victoria I (1837-1902), Inglaterra.
    • Biedermeier (1815-1848), Alemania.
  7. Modernismo
    • Modernismo, entre el final del s. XIX y mediados del s. XX. Estilos diversos donde destacan: España, Alemania, Austria, Italia, Francia y Países Bajos. Se desarrollaron conocidos movimientos como el Art Nouveau o el Art Moderne, y aparecieron figuras tan destacadas como Antonio Gaudí.


Mobiliario rústico

Existe una diferencia que vale la pena hacer notar entre lo que se considera mueble rústico y antiguo. El mobiliario rústico es aquel que habiendo sido fabricado en la misma época que el antiguo, no responde a patrones o rasgos formales e identificables, ejemplo de estos son aquellos fabricados en entornos rurales, donde el foco estaba puesto en optimizar la parte funcional del mismo, dejando de lado las tendencias decorativas del momento. El valor principal de estos muebles es antropológico en lugar de artístico.



Las maderas

Por supuesto el material insigne en la fabricación de muebles es la madera. Ofrece ligereza durabilidad, flexibilidad, buen aspecto, blandura en el tallado y solidez estructural. Hasta nuestros días cualquiera reconoce las bondades y nobleza del material, especialmente en contraposición de otros más modernos como la madera aglomerada y el plástico.

La pátina de la madera es un elemento importante en el aspecto de cualquier mueble antiguo, se trata de la película superficial, que al igual que en los metales, se forma en las superficies expuestas de la madera. Provocada por luz, oxidación, uso, humedad, polvo, ceras, humos y demás agentes externos, así como por el envejecimiento del propio material. Aunque su grosor no va más allá de medio milímetro, es suficiente para trastocar color, brillo, tacto y el aspecto general del mueble.

La pátina es natural y no debe ser considerada como un elemento empobrecedor, sino al contrario, esta es un testigo de la edad y el uso prolongado del mueble, en la mayoría de casos resulta un embellecedor inimitable.

Los diferentes árboles utilizados por los mueblistas europeos han entregado diferentes cualidades, texturas, pesos y colores. Y han sido utilizados con diferentes propósitos a lo largo de la historia. Las principales maderas utilizadas en la construcción de muebles desde principios del siglo XIX son:

  1. Abedul: Sus variedades proceden de Europa, Asia y América. En talleres de renombre sólo fue utilizada como embellecedor: chapas. A menudo está presente como material estructural en muebles rústicos. Su color oscila entre el blanco y el naranja muy pálido, la veta es suave en color y no suele sobresalir.
  2. Caoba: Originario de América, las variedades más populares fueron extraídas de Cuba y Honduras. Presenta un grano fino a medio y una ductilidad media. Su principal característica es el color anaranjado, rojizo oscuro que adquiere cuando se seca y se oxida su superficie. Fue introducida en Europa a mediados del siglo XVIII, utilizada como madera maciza en muebles de lujo principalmente en España, Francia e Inglaterra.
  3. Cerezo: Procede de Europa, muy densa y algo tosca, de color marrón pálido cruzado por vetas rojas. Se conoce su utilización a partir del siglo XVII, aunque no llegó a ser masivo en mueblería, normalmente se utilizó en forma de chips para la fabricación de tableros de aglomerado.
  4. Ébano: Procede de Asia y África, grano finísimo, presenta un particular tono marrón muy oscuro y vivo, con vetas gruesas color negro. El ébano macizo fue utilizado como material de lujo, su belleza y escasez lo llevaron a ser una de las maderas más caras del siglo XVII y XVIII. El uso de planchas finas para chapa u otro uso, era complicado ya que la veta tiende a abrirse. Tal fue el su desarrollo que de su nombre se deriva la palabra "ebanista", utilizada para designar a los mueblistas de lujo.
  5. Haya: De origen europeo, muy dura, de veta fina y punteada, color entre rosa y castaño. Desde el siglo XVII se utilizó principalmente en Francia en entornos rurales para la construcción de los muebles más funcionales: mesas, sillas y camas. Tiene el problema que es bastante sensible a la carcoma, este aspecto hizo que no fuera apreciada por los mueblistas más reputados. Su uso se extiende a trompicones hasta el siglo XIX.
  6. Nogal: Existe una variedad europea y otra americana. Los colores que presenta van desde el marrón claro al castaño medio, en ocasiones con tonos grises. El nogal es una madera de aspecto muy denso y sólido. Sus vetas gruesas casi negras, que a menudo sobresalen en relieve, le dan un aspecto fabuloso. Fue utilizadz desde el siglo XVII por monarcas ingleses y franceses, en estilos tan conocidos como Reina Ana, Luis XV y Luis XVI.
  7. Palo Santo: También llamado Palisandro, procede de la selva amazónica y la India. Presenta una superficie muy densa, sin poros y de aspecto naturalmente brillante. Se utilizó como material estructural, chapa y decorativo en talleres de lujo desde el siglo XVIII.
  8. Roble: La denominación "Roble" abarca una variedad de especies de la misma familia, que proceden de todas partes del mundo. Muy duro y de vetas circulares, el color es pálido y se mueve entre el amarillo y el rojo, en muebles antiguos se utilizó barnizado al color castaño oscuro casi sin excepción. Utilizado por familias reales desde el siglo XVII al XIX.


Coleccionismo de muebles

Los muebles de antaño no tendrían valor si no existieran personas entusiasmadas en la búsqueda conservación y propiedad de estos. La figura del coleccionista apareció con fuerza por primera vez en la Italia del siglo XIX, donde los hallazgos de la antigua ciudad de Pompeya, encendieron el interés por los conceptos clásicos del diseño. En España, estos acontecimientos marcaron el inicio de viajes, investigaciones y excavaciones patrocinadas por monarcas, con la intención de literalmente desenterrar los tesoros de madera que escondían las más antiguas civilizaciones de la península ibérica.

Durante el siglo XIX, esta tarea sería continuada por anticuarios e investigadores de arte, y comenzó a ocurrir un fenómeno nuevo: llegaban desde todos lugares del mundo, especialmente Norteamérica, sendos magnates dispuestos a pagar sumas astronómicas por las piezas más preciadas. En los casos más extremos llegaron comprar y llevarse a su país edificios completos.


Autor:

Conjunto de muebles antiguos decorando un salón francés. Salón con mobiliario Luis XVI.

Diez sillas y su mesa estilo "Regency". Comedor completo estilo "Regencia", inglés de principios del s. XIX.